Buscaminas

Después de todo es gratificante saber que uno no está tan solo. No físicamente, sino al nivel de las ideas. Ciertamente, hay muchas más de las que conozco, aunque frente a la totalidad humana sea una cantidad insignificante. Aquí, en nuestro pedazo de isla, no es tan común encontrarse por accidente con quien se atreva a estar sobre el promedio y, simplemente, piense. No todos desafían las imposiciones.   Es quizás cuestión de hurgar entre aquellas mentes sedientas de verdad disfrazadas de un animal de dos patas ordinario (de esos con un trozo de cartón a cada lado de la cara y una soga al cuello, tirada por algún cínico que regala pollos y salamis, o por una música asquerosamente pegajosa que se describiría bastante bien con diversión, alcohol y sexo, o quién sabe por qué o quién más… aquí nunca se sabe).

Me enamoré espiritualmente de una de esas personas, cautivante a mis ojos críticos y apreciadores de la unicidad. Me sumergí en su mundo abierto a mí a través de conversaciones curiosas pero inútiles y otras tantas no tan inútiles, de piezas musicales impresionistas y variadas, de artículos científicos y compañía virtual. Quince kilómetros de distancia son una simple nimiedad cuando se ha de satisfacer una necesidad del alma. Con un par de gotas de descaro me atreví a agregarlo a mi cortísima, exclusiva lista de amigos potenciales, a sabiendas de que a la vez…

No creo totalmente en lo sentimientos, pero vivo como si realmente lo hiciera. Disfruto olvidar que el ser humano es una máquina resultante de un largo proceso evolutivo, dirigida por un espeluznantemente eficaz centro de comando, y que nuestras emociones no son sino el resultado de ciertas descargas químicas. Entonces, me entrego a la libertad de confiar, creer, sentir, querer y amar; en lo más recóndito, una parte de mí ansía reciprocidad, amistades y amores eternos. No es en particular inocencia, pero he perdido en las transiciones entre dimensiones el miedo a ser decepcionada, traicionada y engañada.  Ésta, mi verdad humana, la muestro al desnudo a aquellos y aquellas quienes hacen perdurar mi fe: mis musas.

Un pensamiento en “Buscaminas

  1. El peso de los hechos rompe toda idealizacion, tu obra, eres tu obra, quien es quien para decir que es demaciado, no hay no correcto ni falso, la preguntas reflejan la inteligencia no las respuertas , es la fuerza de la capacidad y quien se niega recueda la fustracion, la vida simple hace al simple humano, las manos son lo que necesitas un martillo de cada dedo.

Tell me what you think!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s