Juste encore une minute

Shall grace go physical

y fue creada la curva.

Alguna vez fue peña solitaria

en alturas invernales o

mendigo a media carretera.

A veces siento que la espera se agolpó en ella,

su popurrí pulposo, tímido e inexplorado,

y resta atónita e inamovible a mi visita tropical.

.

Juste encore une minute.

Súplica dendrital calada de lenguas

y presiones maxilares,

mimos confite solar y otros ronroneos espaciales,

los glaciales exudados, su historia de pieles electrizadas,

corpúsculos crepusculares adornos de copa.

Y la puta voyeurista luna lacrimal que gana.

Y azora.

Uno, seulement

a la llamada hierbatérrea de brazos florados y narices robadas

y… costillazos.

Al trazado de elipsoides y péndulos ficticios,

al sí, a la duda, a las escondidas,

al dedo zombie.

Ocupo asaltar la curva endiablada,

ritmo incendiado de chelo y tabaco derramado

en epitelios malvadiscos y melocotonados,

besar la risa hija de mi credo esquineado.

Callar la aorta en succionador crescendo

y diástoles coreografiadas,

hacerla ciega de pasiones y desprendimientos toráxicos.

Arrobarse mis uñas en catarsis linfática, tu lienzo

tejido de Enceladus hasta el cóccix.

.

A veces le oigo cantar,

es un murmullo sigiloso

de sirenas con uñas de jade.

Le amo en su impavidez deificada

y su soledad graciosa y perfecta.

Elle, ma courbe,

juste encore…

Un pensamiento en “Juste encore une minute

Tell me what you think!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s