Instrucciones para Subir al Metro

La efectividad de las instrucciones explicadas en este documento aumenta exponencialmente según el conocimiento del usuario de la estructura de la estación, los hábitos y habilidades de los operadores de metro y la distancia entre las puertas del tren. Su prioridad crece indefinidamente si se trata de la estación Mamá Tingó a hora pico.

Colóquese detrás de la línea amarilla. Como es de conocimiento general, al dividir sucesivamente una longitud encontrará que siempre puede ser más pequeña. La distancia entre la línea y usted debe ser de su número favorito entre menos impar infinito, de manera que el oficial no le llame la atención (cualquier descuido puede derivar en pérdida parcial o definitiva de un asiento) y se encuentre presto al abordaje. Necesitará hacer uso de todos sus sentidos y facultades en lo adelante. Con disimulo, observe las personas a su inmediatez. Embarazadas, ancianos, personas con discapacidad y mujeres en tacones no representan ningún tipo de obstáculo; al contrario, procure estar rodeado por personas con estas características, lo cual le dará ventajas al acelerar y esquivar. Mantenga la cabeza sacada y los pies atentos. Una vibración constante y un obvio desplazamiento del cuerpo blanco, azul y rojo indicarán el inicio de la siguiente etapa, que no debe causarle sobresalto si ha visto por tv o presenciado el encierro en la calle mercedes. El tren se aproximará a velocidad decreciente, por lo que debe calcular con premura cuál de las puertas le quedará cerca, y aprovechar el pequeño rango de segundos donde es posible violar la raya amarilla persiguiendo la puerta objetivo. Considere que otros intentarán hacer lo que usted. Si los puestos preferenciales han sido ocupados, tome la libertad de gentilmente empujar o halar al de alante o al de al lado o presionar la parte media de su espalda hasta que sea posible agacharse, deslizarse y/o correr hacia un asiento. No olvide gritar o utilizar una de las frases contenidas en el anexo A-20 para apresurar al vecino. Una vez sentado, tome una posición recta y elegante, lea el periódico o comente lo caluroso del tiempo. Si lograr un asiento no ha sido posible, no se desmoralice, todavía tiene las opciones de elogiar burlonamente la velocidad de los sentados o esperar el próximo tren.

Tell me what you think!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s