12/11 > 12/12 : Highlights Literarios

“Si tú supieras que cada vez que la veo, veo un artista y no pienso en química”, dijo Ivette a Joshabel en mi última visita al Centro Franklin. Ambas han trabajado de cerca durante todas las etapas de mi participación en el programa de intercambio Global U-GRAD. Es por ellas, su acogimiento caluroso, y su solicitud de mantenerlas al tanto de mis actividades extra-curriculares que escribo esta entrada. Sin intención de darme bombos, aquí un recuento de lo más relevante de mi último año de recreo literario.

“You know, each time I see her, I see an artist, I don’t think of chemistry”, said Ivette to Joshabel last time I visited Centro Franklin. They both have worked close up to me during all the stages of my participation in the exchange Global U-GRAD. It is because of them, their warm welcome and their request to keep them posted on my extra-curricular activities that I write this post. With no intention of blowing my own trumpet, here is a count of the most relevant that has happened this last year of literary leisure.

Dic/Dec 2011:
Dos de mis cuentos (“Crónica de dos cuadras” e “Historia sin zapatos”) son publicados en el primer libro del Taller de Narradores de Santo Domingo. Titulado “Santo Domingo No Problem”, todos los textos están basados en dicha ciudad.

Tow of my short stories (“Crónica de dos cuadras” e “Historia sin zapatos”) are published in the first book of Taller de Narradores de Santo Domingo (Narrators Workshop of Santo Domingo). Titled Santo Domingo No Problem, all the texts in the book are based in the aforementioned city.

El primer libro del TNSD.

Invitación a la presentación del primer libro del TNSD.

Abr/Apr 2012:
La única actividad de poesía en la que participé en Bozeman, Montana: Poetry Night en la biblioteca pública de la ciudad, Bozeman Public Library. El diario The ASMSU Exponent, de Montana State University, dedica un párrafo a mi intervención (más abajo).

The only poetry activity I was part of in Bozeman, Montana: Poetry Night at the Bozeman Public Library. The ASMSU Exponent, Montana State University’s Student Newspaper, dedicates a paragraph to my intervention:

MSU’s own Lusmerlin Lantigua, originally from the Dominican Republic, read one of her poems. Titled “Safari” and written originally in Spanish, her poem filled the audience’s minds with wonderful and seemingly random imagery like a “wake of butterflies”.

An article on the Poetry Night

An Article on the Poetry Night by The ASMSU Exponent (MSU).

El Colectivo Literario El Arañazo publica su primer libro Esto no es una antología: palabras que sangran durante la XV Feria Internacional del Libro Santo Domingo. En él, varios de mis poemas.

The literary collective I am part of, El Arañazo, publishes its first book Esto no es una antología: palabras que sangran during the XV International Book Fair of Santo Domingo. In it are some of my poems.

La No-antología de El Arañazo

Blog de El Arañazo : http://elaranazo.wordpress.com

Ago/Aug 2012:
Para la segunda edición de Cien Mil Poetas por el Cambio, un evento simultáneo distribuido realizado en 110 países, El Arañazo coordinó las actividades en Santo Domingo. Lusmerlin organizó el recital poético. Otros miembros se encargaron de los músicos y artistas plásticos.

For the second edition of A Hundred Thousand Poets for Change, a distributed simultaneous event in 110 countries, El Arañazo coordinated the activities in Santo Domingo. Lusmerlin organized the poetry recital. Other members were in charge of musicians and visual artists. 

100 Thousand Poets for Change 2012’s blog: http://www.100tpcmedia.org/100TPC2012/

Sep/Sep 2012:
Participación a distancia en Encuentro de Escritores en Ciudad Juárez, evento también distribuido en aproximadamente 130 ciudades del mundo con el objetivo de provocar la convivencia en lugares de alta violencia. Santo Domingo contó con 13 poetas seleccionados por los organizadores. Un fragmento de Poema Expreso se utilizó para un e-poster.

Remote participation in Encuentro de Escritores en Ciudad Juárez, an event distributed in approximately 130 cities of the world, with the goal of stimulating peace in violent communities. Santo Domingo counted with 13 poets selected by the organizers. An excerpt from Poema Expreso was used for an e-poster.

Dic/Dec 2012 (Upcoming):
1) El recital de cierre de año de El Arañazo.
1) The end of the year recital of El Arañazo.

2) La publicación del segundo libro del Taller de Narradores de Santo Domingo con otro de mis textos(ver invitación abajo).
2) The publication of the second book of the Narrators Workshop of Santo Domingo featuring another of my short stories (see invitation below).

El Fondo del Iceberg

Anuncios

Aceptar, Acetar o Ácido Acético

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Juan 3:16

Juré que en el metro se cantaban los números de la lotería. En el último vagón hablaba una mujer demasiado alto, pero no llegaba a comprender lo que decía. <<¡Primeeerrrr número!: veiiiinticinco, primer número: veinticinco. ¡Segundo número!…. trrreinta y sie….>> ¿A las 2 de la tarde?

A mí qué me importa lo que está diciendo o qué números salieron en la loto, mejor me concentro en el libro. La tipa se cambió de vagón, se oye más cerca. Todavía es muy bajito para averiguar qué dice y no perderé mi tiempo en medio de un cuento de… mierda, vino pa’cá.

¿Usté cree que se va a quedar? ¡dioss le ha puessto la opciones en su manos! Usté decide si acetarrrr o no acetarrr” (fuck man, no te rías, tú puedes, no te rías). Leo con dificultad, es difícil ignorar la voz teatral casi forzada comedora-de-eses, más que ahora la tipa notó que no la escuchaba y se movía trazando quesiyocuantas figuras al frente mío. “No se distraiga de las cosas del mundo” (what?) “los estudio, la música, la cosas de la carne no se van con usté; yo aceté y me mantengo ¡fiel!, ¡FIEL! A la palabra del señor jesucrito amén gloria a dioss glorificado santo sea señor dador de todo oh tuya es mi vida ¡ALELUYA! Yo aceté y seré salva…”

Había estado en actitud de héroe de batalla, subiendo los brazos como el que levanta pesas y eventualmente dejando que su índice pareciera alguna especie de zanahoria de hule temblorosa. Me horrorizaban el “amén” que colectivamente replicaban y la tranquilidad del oficial junto a la puerta. Idiotas de mente corta. Nadie tiene derecho a hacerme escuchar lo que no me interesa y menos, mucho menos, interrumpir mi lectura de Cortázar.

Voyeurismo Auto Etnia

Se repartieron en un largo camino de pueblo y montañas desaboridas y cabañitas de colores tropicales. Era una noche de torsión aburda, de esas que tantean la oscuridad y el claro de luna, mas no se deciden por las tinieblas, ni el farol de queso, ni una sonata. De hecho, había hecho un voto de silencio. Los cuerpos de blanco oirían la noche a través de las curvaturas del espacio y del recuerdo.

El viento trasladaba el crujir de las hojas, o al menos eso veía. Por la derecha vio una pareja llegar; la mujer delgada, demasiado blanca y de largos rectos cabellos negros derramó  una clara bata sobre  la madera barnizada, mientras él, borroso, le abrazaba desde atrás con una parsimonia digna del luto nocturno. Así la pudo descubrir, en la bella nada sonora, a la izquierda. Desnuda de piel bronceada y pelo ondulado  voluminoso, se giraba hacia él dentro de su  abrazo translúcido, y acariciaba su rostro con torpeza.

Fijó sus ojos al frente: se besaban apasionadamente, sabía sentía que aquellas manos bajaban por el tan rizado pelo, la fina espalda de ámbar y comprimían los glúteos firmes al compás del delicioso sonido hueco de lo cóncavo y convexo, irradiado bajo las telas blancas, liberado… nunca, aún así en su mente.

Arriba reconoció la gran morena de cabello cortísimo y melones tropicales, de espaldas sobre la cama, mirándola fijamente mientras gemía, aruñaba y se aferraba al volumen de aire, o en golpes súbitos temblaba y subía y bajaba la pelvis. Sintió hizo miró ese cuerpo girar y humedecerse hasta que las sábanas acompañaron las sedas  en el piso y él disparaba el último grito (quizá más grave o con menos vibrato de lo pensado, definitivamente procedente del borde de la cama).

Llegó un instante sin provocaciones de ideas de sonido, justo como lo había concebido la noche en su pacto. Ella vio los espejos, los cuatro, fieles a su imagen estática.  Quizás a él, de nebuloso a nada, era imposible verle (a consecuencia, también oírle, aunque bastaba  sentirlo),  pero ver su metaetniamorfosis en una noche silente era un placer cuadrangular.

De Dragones y Amarillas

La sombra sacó una mano y me arrastró a su interior.

El señor que nos servía de guía nos advertía sobre las flores. Por primera vez, el cielo no se reflejaba en el lago; lloraba en remolinos estáticos grisazules no muy profundos en las alturas, pero lejos, como un holograma gelatinoso y palpable. Descendíamos los escalones de piedra o cristal ámbar para alcanzar la orilla. Las telillas de un amarillo mostaza claro transparente de forma redonda y finas líneas, asustadas por los pasos, descargaron impetuosamente el chorrazo de agua sobre nosotros, risueños pero no sorprendidos. Di marcha atrás para repetir la escena y robarme aunque sea su aspecto en algunos megas de belleza indecible. Caminé nuevamente. No sentí sino el brillo rosáceo cegándome instantáneamente. Las flores ahora estaban abiertas y sus campanas, antes globos acuíferos, se inclinaban dejando ver el final de su tristeza. El grupo se encontraba atento al lago, como en espera de algo. Nadie parecía sorprenderse por la limpidez del púrpura del fondo ni el mágico dragón marino que giraba en espirales luminosos, a veces color rosa, pero casi siempre rojo. Lo miraba con extasío, y miraba la escena. Se desaparecía por el fondo a la derecha, y le seguía con angustia de amante en desgracia. Todos, menos aquel 10 metros atrás en el camino, indiferente a todo, enrollando y halando del cable de la cámara. 15 metros detrás de mí era imposible verme, estaba sólo la camisa y el pantalón blanca y negro manipulando el cubito plateado, el cielo, el camino, las amarillas, el grupo de gente a la orilla del lago. Mis ojos fijos en la no transparencia del agua, buscando trazos de luz roja, pero toda mi atención en el movimiento magnético que provocaban esas manos transparentes que delicadamente salían de la camisa. Un leve movimiento de sus dedos y rotaría rápidamente hacia el sol o alguna luna, a cualquier velocidad luminosa, para danzar sobre su vértice, cara o arista o estrenar nuevo destello sonoro. Todos ya regresaban. Acostada entre ámbar y pasto, a borde de lago, esperaría el regreso de mi nuevo amor desde las profundidades de permanganato, a base de agua de amarillas y fuerza vital cubística plateada, hasta que a la sombra le invada la desesperanza, y me regrese.

El Regreso del Dedo Zombie

Lo había matado innumerables veces. Siempre a mordidas y tras breves sesiones de succión y besos de arsénico. Esta última vez, acarició tiernamente mis labios, reposó sobre ellos táctilmente sustrayendo mi confianza…. y el maldito pervertido violador dedo zombie se escurrió hacia mi boca y empezó a juguetear con mi lengua. Amo su morbo, aunque se le olvida que no es sino un dedo. Debió ser difícil para él llegar a esa mano, y para ella tenerlo y verlo morir y resucitar y morir y resucitar y morir y ser zombie. En par de miles de años la gente tendrá una imagen de él en los altares y le prenderá velones y seguiré orgullosa aunque me tengan de puta. Que me disculpen los futuros Dan Brown, pero nadie podrá alegar que tuve un hijo con el dedo zombie violador. Dicen que una mujer ya logró embarazarse mágicamente y eso me da miedo, aunque sólo mis orejas, mi nariz y mi ombligo son vírgenes y eso no debería ser un problema, a menos que varíen los parámetros sin previo aviso… Su fama es abrumante, por eso no ha de sorprender su inmunidad. Trabajó con Michael Jackson en uno de sus videos y fue inspiración de Resident Evil. Todo un macho. Decía que lo volvió a hacer…. con mi boca. Le cubría suavemente con mis labios y deslizaba mis dientes a lo largo, toqueteaba con mi lengua, lo sumergí hasta el fondo. Fue un instante silencioso, mágico y cargado de presión… temblaba ligeramente y empezaba a retorcerse. En un impetuoso movimiento le rompí la base y lo vi una vez más tornarse purpúreo, débil y frío. De verdad lo amo. Sé que regresará a mí mañana.

Extrañezas

Un día decidí ir a casa de madrina Nina y jugar todo el fin de semana. Era un lugar divertido, lleno de secretos. Tenía dos frentes, un radio que parecía marciano y un padre de juguete vestido de crema y rojo en la mesita del pasillo. Me sorprendió ver que madrina tenía entonces dos televisores. Una, en la salita de estar- donde siempre había estado- y otra en la cocina. Miré fijamente la nueva tele: era cuadrada, con bordes redondos, blanca, y tenía botones a la derecha.

Desde ese momento, noté que nadie se sentaba a verla, sentí curiosidad. “¡Qué rara esta gente!”, pensé mientras iba hacia el patio a tumbar una guanábana. Me la comí con las manos y me entretuve con las hormigas hasta que se hizo de noche. Lo que pasó cuando entré fue sorprendente: madrina Nina, en la cocina, echó comida en un envase plástico, se dirigió hacia la tele, la cual, al ser presionada, abrió una puerta. Era amplia adentro y tenía un plato transparente. Madrina colocó la comida adentro, cerró la puerta, presionó los botones y un rato después, la tele ¡chilló!